Llanes hace del espresso todo un arte

Por Phillip Valys

Se podría decir que él es un pintor que se deja colar. Armado de un píncel, pluma fuente y una taza de un fuerte y recién colado espresso cubano como tinta, Reynier Llanes pinta con café sobre papel de gran formato.

Sus trabajos, en tonos sepia, llamados “Espressonisms”, son creados a base de tacitas de cortadito,un espresso cortado con leche caliente, y va aplicando múltiples capas de marrones, caramelo, mocca y chocolate oscuro sobre un papel que no contenga ácidos.

La Gallery 2014, en el downtown de Hollywood, está exhibiendo en estos momentos más de dos docenas de las pinturas de Llanes. Se dice que la inauguración fue una noche donde la cafeína fluyó con rapidez entre los asistentes.

“Yo puede que me tome uno, o dos, cafés para empezar”, dice Llanes, entre risas, mientras recorre la exhibición el pasado jueves por la mañana. “Yo lo amo. Lo tomo cada mañana antes de empezar a trabajar”, dice el artista de 28 años.

Todo comenzó con un derrame accidental sobre uno de sus trabajos, y a la vez que el oscuro líquido manchaba el lienzo de marrón, él quedó maravillado del hecho que ésta bebida podía usarse como si fuese una técnica de acuarela. El nació en Cuba, en la provincia de Pinar del Río, ahora

vive en Charleston, S.C., dice que a su niñez, en esta zona agrícola de montaña donde el principal rubro es el café, la pobreza marcó y limitó su acceso a los materiales de arte; y así es que él plasma, en sus creaciones en café, un milieu de imágenes que le recuerdan a la Cuba rural donde creció; así es como gallineros, fincas flotantes, gallinas, trabajadores de tabaco y productores de café.

“El olor de los proyectos con café me lleva de vuelta a Pinar del Río, de vuelta a mis raíces”, dice Llanes, quien cuando llegó de Cuba en el 2007, se había mudado a Naples. “Yo quiero mucho mi campo en Cuba, y la gente que vive ahí son la más espiritual, la más humilde y pura; y también laque más interactúa con la naturaleza, y la más desconectada de tecnología”.

Su pintura titulada “La bendición de estar presente” es autobiográfica, y está cargada de símbolosde realismo mágico (“Yo quiero que sean irónicas y satíricas”), que lo muestran en el abrazo de su esposa. Sus ojos están cerrados, y conchas marinas cubren sus oídos (“Para que así pueda oir elocéano”, dijo él) y, entre sus manos abiertas, un ángel y un demonio se enfrentan el uno al otro.

Muchas de sus obras son acuarelas – él diluye el café con agua – pero para lograr líneas más finas, vierte un cortadito en una pluma fuente.“El espresso es muy ácido y oxida la pluma fuente”, dice, y luego de una pausa, agrega, “Yo gasto muchas plumas”.En otro auto-retrato, “Mudándome”, Llanes recaptura el momento en que dejó Cuba. El aspira uncigarro mientras sostiene un saco con sus pertenencias, el cual está lleno de pollos vivos y una máquina de espresso. En otra de las pinturas, menos autobiográficas y más simbólicas, como es elcaso de “Las Crónicas del Tiempo”, que muestra la superficie de un reloj de sol, arreglada con
monedas coleccionadas de diferentes partes del mundo. La pintura, dice él, es una referencia a la obsesión con el tiempo y la tecnología que tiene la sociedad en América; que sería lo opuesto del lento andar de su linaje rural cubano.“Es arte de verdad, pero me ha preocupado que la gente pueda pensar que el arte con café es un truco. Pero yo considero mi arte como una manera de contar historias, como una narrativa. La gentepuede crear historias propias a través de sus trabajos”, dice Llanes. “La gente está fascinada con sus pinturas de café. Los despierta”.

“Espressionism: The Coffee Paintings of Reynier Llanes” estará en exhibición hasta el 8 de marzoen la Gallerry 2014, localizada en la 2014 Harrison St., Hollywood.

page2image1661056

La entrada es gratis. Para más

page2image1670000

información llame al 954-505-3291 o visite la página Gallery2014.com.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2014/02/21/1686447/llanes-hace-del-espresso- todo.html#storylink=cpy